Palabras preliminares de “PALPITARES” DE NURI ESCORZA.

por Carlos Calderón Ruíz de Gamboa

“PALPITARES” DE NURI ESCORZA

Poeta silenciosa, armoniza su canto y su vida. Sabe, que actualmente su rumbo es seguro y cierto. Se descubre a primera vista en “Palpitares” por una limpieza en el decir, amén de su discreta y necesaria soledad para elevar su espíritu.

Entramos sin más trámites al corazón literario, a la poética de Nuri Escorza, reconociéndole- desde el primer renglón – su sensibilidad de alto rango: “Soy más soñadora que poeta,/ no alcanzo el vuelo que elevan los conciertos/ en ese silencio cósmico de estrellas y armonía./ Sólo soy, ilusionista de almas/ en noches de sosiego y de tormenta”.

Al recorrer las líneas y poemas siguientes, constatamos que Nuri, permanece en un mirar que no la fatiga y contempla con dolor o con serenidad, el tránsito de las cosas de la tierra. Comprende que la vida se destruye y que, al destruirse, se robustece y espiritualiza.
La poeta canta con sencillez franciscana. Romántica y enamorada de sus dos tierras. Va por su camino entonando su canción sin artificios, sonora como el agua de la cascada, purificando el aire de su entorno.

En “Palpitares” se nos muestra la poeta en la plenitud de sus poderes líricos, haciendo ejercicios de belleza estética, que se introducen en la sensibilidad del lector.

Al releer sus poemas, consumimos un fruto sano y de auténtico sabor. Podemos decir, que en su poesía hay una aristocracia,
10 11
un gesto noble y sereno, pero que en todo caso, permite la llegada de profanos al templo de la belleza lírica.
Sus títulos anteriores, coronados por “Palpitares”, representan una obra maciza, perdurable. En crecimiento continuo, toda vez que tenemos un honrado y limpio peregrinar, por las arenas de la emoción literaria.

La poeta- sostenemos- ha salido de su yo para cantar las cosas de la tierra, de las tragedias y de los íntimos anhelos de su espíritu inquieto, que ciñe el aura siempre creciente de su inspiración: “¡Fuerza tierra mía! /nada de esta inmensa pena/ detendrá tu renacer”.
Nuri Escorza, lleva su lámpara encendida. Penetra en la sombra y la luz de su ensoñación. Situación que aprecia en cada verso de sus palpitares.

Ella, es poeta de breves canciones, de azules versos. Con seguras manos nos lleva a cofres donde están las joyas ocultas que nos va presentando con entonación suave y sugerente: “Hay misterios en la noche,/luces inalcanzables que nos hablan,/dudas que titilan en el frenesí, / de estrellas en la alborada”.

La poeta Nuri Escorza, se ha incorporado con plenos méritos a las ligas mayores de la poesía del Cono Sur.

Carlos Calderón Ruíz de Gamboa
Escritor y Presidente del Ateneo de Santiago de Chile
Agosto – 2014